Cómo prevenir lesiones

Entre las lesiones deportivas más frecuentes se encuentran las de esfuerzo, rupturas, desgarros musculares y fracturas.

Es que la fatiga puede ocurrir por cambios en el propio músculo o en la entrada de los nervios al músculo. Aparte del músculo, otras estructuras también pueden verse dañadas: articulaciones, ligamentos, cartílago, huesos, etc.

Una vez que el atleta sufrió cualquier tipo de lesión, su óptima recuperación dependerá de una adecuada terapia, así como de un buen estado nutricional. Por lo tanto, es importante asegurar un correcto aporte de energía, proteínas, vitamina C, cobre y hierro, los que aseguren la formación de tejido conectivo.

Huesos y cartílagos sanos
Más conocida como proteína hidrolizada de colágeno la cual forma el tejido conectivo del ser humano, particularmente el cartílago articular y los huesos. El colágeno ayuda en la reconstrucción del tejido dañado.

Se utiliza también el colágeno como un suplemento y como una natural prevención del conjunto de la salud osteoarticular.

La ingesta diaria de colágeno puede disminuir la rigidez en las articulaciones. Apoya la salud de los huesos y cartílagos, tejido fuerte y alienta a que puede ayudar a prevenir esguinces o torceduras.